Nunca subestimes el poder de la palabra.